Cuba: La Perla De Las Antillas

Your Subtitle text
La Caridad Del Cobre

En 1604, la Virgen de la Caridad del Cobre fue encontrada en el mar por el mestizo Juan Moreno y los hermanos indígenas Joyos, después de haberlos salvado de una tormenta. 

La Basílica se levanta hoy en Cobre, en lo alto de la Sierra Maestra.











Es la Patrona de Cuba, y de cada corazón y hogar cubano. 
Fué entronizada de nuevo en 1998
por su Santidad Juan Pablo II

ORACIÓN DEL PAPA JUAN PABLO II AL CORONAR
LA IMAGEN DE LA VIRGEN
NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD DEL COBRE
El 24 de enero, de 1998

¡Virgen de la Caridad del Cobre.
Patrona de Cuba!
¡Dios te salve, María, llena de gracia!
Tú eres la Hija amada del Padre,
la Madre de Cristo. nuestro Dios,
el Templo vivo del Espíritu Santo.
Llevas en tu nombre, Virgen de la Caridad,
la memoria del Dios que es Amor
el recuerdo del mandamiento nuevo de Jesús,
la evocación del Espíritu Santo:
amor derramado en nuestros corazones,
fuego de caridad enviado en Pentecostés
sobre la Iglesia,
don de la plena libertad de los hijos de Dios.

¡Bendita tú entre las mujeres
y bendito el fruto de tu vientre, Jesús!
Has venido a visitar nuestro pueblo
y has querido quedarte con nosotros
como Madre Y Señora de Cuba,
a lo Largo de su peregrinar
por los caminos de la historia.
Tu nombre y tu imagen están esculpidos
en la mente Y en el corazón de todos los cubanos,
dentro y fuera de la Patria,
como signo de esperanza y centro de comunión fraterna.

¡Santa María. Madre de Dios Y Madre nuestra!
Ruega por nosotros ante tu Hijo Jesucristo,
intercede por nosotros con tu corazón maternal,
inundado de la caridad del Espíritu.
Acrecienta nuestra fe, aviva la esperanza,
aumenta Y fortalece en nosotros el amor
Ampara nuestras familias,
protege a los jóvenes y a los niños,
consuela a los que sufren.
Sé Madre de los fieles y de los pastores de la Iglesia,
modelo y estrella de la nueva evangelización.
¡Madre de la reconciliación!
Reúne a tu pueblo disperso por el mundo.
Haz de la nación cubana un hogar de hermanos y hermanas
para que este pueblo abra de par en par
su mente, su corazón y su vida a Cristo,
único Salvador y Redentor,
que vive y reina con el Padre y el Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. 
Amén.

 

No cabe duda que es una de las imágenes más hermosas del continente americano, claro sin dejar de lado a la Virgen de Guadalupe. Su basílica se levantó en la Villa de El Cobre, en lo alto de la Sierra Maestra, ubicada a unos 16 kilómetros al oeste de Santiago de Cuba, fundada en 1598.

Hay quien asegura que fue en 1608 y no en 1604 cuando la santísima Virgen, Madre de Dios, manifestó su especial amor por las tierras cubanas y sus habitantes. Se sabe por testimonios antiguos de la aparición de la Virgen, pero claro, hay duda sobre el año exacto en que esta ocurrió.

Los trámites para la canonización de la Virgen, se remontan a 1915 cuando los veteranos mambises, envían una carta al Papa Benedicto XV pidiendo que proclame Patrona de Cuba a la Virgen de la Caridad del Cobre

Oración a la Virgen de la Caridad

Santa María de la Caridad
que viniste como mensajera de paz,
flotando sobre el mar.

Tú eres la Madre de todos los cubanos.

A ti acudimos, Santa Madre de Dios,
para honrarte con nuestro amor de hijos.


En tu corazón de Madre ponemos
nuestras ansias y esperanzas,
nuestros afanes y nuestras súplicas;


Por la Patria desgarrada,
para que entre todos construyamos
la paz y la concordia.


Por las familias,
para que vivan la fidelidad y el amor.
Por los niños, para que crezcan sanos
corporalmente y espiritualmente.


Por los jóvenes para que afirmen su fe y
su responsabilidad en la vida y
en lo que da el sentido a la vida.


Por los enfermos y marginados,
por los que sufren en soledad,
por los que están lejos de la Patria,
y por todos los que sufren en su corazón.


Por la Iglesia Cubana
y su misión evangelizadora,
por los sacerdotes y diáconos,
religiosos y laicos.


Por la victoria de la justicia

y del amor en nuestro pueblo.

¡Madre de la Caridad,
bajo tu amparo nos acogemos!


¡Bendita tú entre todas las mujeres
y bendito Jesús, el fruto de tu vientre!
A Él la gloria y el poder,
por los siglos de los siglos. AMEN.
(con licencia eclesiástica)

Oraciones finales:
Padre Nuestro, 3 Avemarías y Gloria al Padre


Our Lady of Charity

Patron Saint of Cuba



 

 

 A statue of Our Lady with a miraculous origin. It stands about 16 inches high. The head is made of baked clay covered with a polished coat of fine white powder, possibly rice paste, and until recently was covered with several layers of paint. She stands on a moon that has silver clouds at either end and three golden-winged cherubs beneath it. She cradles the Christ Child in her left arm, and holds a gold crucifix in her right. The Child raises one hand in blessing, and in the other hand he holds a golden globe. The image's original robes were white, but as usual, the figure is covered by a heavy ornate cloak with gold and silver embroidery, including the Cuban national shield. It hides the body and gives the statue a triangular shape.

Around 1608 two brothers, Rodrigo and Juan de Hoyos, and a ten-year-old slave boy named Juan Moreno, left Santiago del Prado (modern El Cobre, named after the copper mines), Cuba in search of salt to preserve meat for the copper miners. Halfway across the Bay of Nipe they put in for the night to wait out a strong storm. The next morning a small white bundle floated across the water toward them. It turned out to be the statue of Our Lady. It was attached to a board, was completely dry, and bore the inscription I am the Virgin of Charity. A shrine was built immediately, and instantly became a pilgrimage destination.

At the request of the veterans of the War of Independence, Our Lady of Charity was declared the patroness of Cuba by Pope Benedict XV in 1916. Then image was solemnly crowned in the Eucharistic Congress at Santiago de Cuba in 1936. Pope Paul VI raised her sanctuary to a basilica in 1977. Pope John Paul II solemnly crowned her again in 1998.

Pope John Paul II in his homily at Santiago de Cuba, 24 January 1998
During this celebration we will crown the image of Our Lady of Charity of El Cobre. From her shrine, not far from here, the Queen and Mother of all Cubans — regardless of race, political allegiance or ideology — guides and sustains, as in times past, the steps of her sons and daughters towards our heavenly homeland, and she encourages them to live in such a way that in society those authentic moral values may reign which constitute the rich spiritual heritage received from your forebears. With gratitude, we turn to her, as did her cousin Elizabeth, and say: "Blessed is she who believed that there would be a fulfilment of what was spoken to her by the Lord" (Lk 1:45). In these words lies the secret of the true happiness of individuals and peoples: to believe and proclaim that the Lord has done marvellous things for us and that his mercy is from generation to generation on those who are faithful to him. This conviction is the force which inspires men and women to commit themselves selflessly, even at the cost of sacrifice, to the service of others.

Mary's example of readiness to serve shows us the path to take. With her, the Church fulfils her own vocation and mission, proclaiming Jesus Christ and exhorting us to do what he says, building a universal brotherhood in which every person can call God "Father".

 



 

 

 

 

Esta Emisión de sellos fue hecha en honor a la Patrona de Cuba, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. La emisión consiste de dos sellos. El de correo común presenta la Aparición de la Caridad del Cobre. Cuando se puso en circulación el 8 de Septiembre del 1956 este sello tenia un valor de 4 centavos.
Se emitieron dos millones de este sello.

 

En esta emisión también se emitió un sello para uso de correo aéreo. Este sello presenta el Santuario de la Caridad del Cobre en El Cobre, Oriente. El valor facial era de 12 centavos, siendo la circulación de este sello de 500 mil ejemplares.